miércoles, 22 de junio de 2011

Algunas consideraciones para tener en cuenta al empezar una entrevista

  • Conocer y tener siempre presentes los objetivos de la entrevista.
  • Dejar que la memoria del entrevistado fluya con libertad, ayudando y orientando sus recuerdos.
  • Mostrarse relajado para ayudar a crear un clima de confianza mutua.
  • Ser discreto, centrando la conversación en los temas esenciales.
  • Intentar multiplicar los puntos de vista, insistiendo sobre los temas relatados, los ejemplos, etc.
  • Estar interesado y atento durante toda la entrevista, y demostrárselo al entrevistado.
  • Evitar las preguntas que incluyan una respuesta.
  • Demostrarle al entrevistado que no se espera de él determinada información, sino la que conozca y esté dispuesto a dar.
  • No juzgarlo ni criticarlo nunca.
  • Evitar las preguntas inquisitorias, de tipo policial.
  • Hacer lo posible para que el entrevistado aclare las expresiones ambuguas, repreguntando pero sin presionarlo.
  • Tratar de evitar las respuestas muy generales, pidiendo detalles.
  • Estar atento no solo al contenido de lo que dice el entrevistado, sino también a cómo responde las preguntas.
  • Darle al entrevistado el tiempo suficiente como para que piense sus respuestas.
  • No contradecirlo no decirle que algo que nos ha contado no es verdad. En caso de observarse alguna incongruencia en las respuestas, hacérselo notar delicadamente y tratar -sin presionarlo- que reflexione sobre la misma.
  • Expresar las preguntas que supone más delicadas cuando ya se ha creado una cierta confianza entre ambos.